CARCINOMA ESPINOCELULAR - Dr. José J. Pereyra │ Dermatólogo Sevilla

Vaya al Contenido

Menu Principal:

PATOLOGIAS > DERMATOLOGIA
CARCINOMA ESPINOCELULAR

¿Qué es?
También llamado carcinoma epidermoide o escamoso, es una neoplasia maligna primaria invasiva originada en los queratinocitos de la piel o de las mucosas. El carcinoma escamoso, a diferencia del basocelular, puede extenderse por la sangre o los ganglios si es dejado a su evolución natural, y por lo tanto puede provocar metástasis y ser mortal. Su crecimiento es más rápido que el del carcinoma basocelular, en cuestión de semanas o meses, aunque también, dependiendo de los subtipos, puede tener un crecimiento relativamente lento. Su comportamiento es más agresivo que el carcinoma basocelular, aunque menos que el melanoma.
Hay dos formas especiales:
  • Queratoacantoma: se produce un rapidísimo crecimiento, alcanzando un tamaño de hasta 2-3 cm en 2-3 semanas, generalmente adoptando una forma cupuliforme con un cráter central. Es una forma de excelente pronóstico pues nunca se disemina y, en muchas ocasiones incluso involuciona y deseaparece sin necesidad de intervención.
  • Carcinoma espinocelular “in situ”. También llamada enfermedad de Bowen o eritroplasia de Queyrat cuando asienta en mucosas. Se trata de una forma muy superficial pues no ha atravesado la capa basal, que separa la epidermis de la dermis. Por tanto su pronóstico es también excelente y, además, permite formas alternativas de tratamiento.

Factores de riesgo ¿A quién suele afectar?
Lo más habitual es localizarlo en la cabeza, el cuello o las manos de los pacientes ancianos.
Al igual que el carcinoma basocelular y el melanoma, la exposición solar es un factor de riesgo para desarrollar un carcinoma epidermoide. También puede hacerlo en cualquier otra parte del cuerpo no expuesta al sol, incluso y a diferencia del basocelular en mucosas (lengua o la mucosa bucal o genital) dónde puede resultar más agresivo.  
Hay otros factores de riesgo, comunes con el basocelular: La sobreexposición a rayos X u otras formas de radiación, predisposición genética, piel blanca, ojos y cabello claros, exposición al arsénico, contaminación química…
Además, el carcinoma escamoso del labio presenta otros factores implicados, como el tabaco.
Las lesiones se pueden formar sobre queratosis actínicas precursoras o aparecer de novo; por tanto podríamos considerar como otro factor de riesgo la presencia de muchas de estas queratosis actínicas que siempre deben ser tratadas.

Síntomas
El carcinoma escamoso aparece también como un “bultito”, pero que crece más rápidamente, y suele estar cubierto de una costra. Es frecuente que sangre y se llague o ulcere con facilidad.
El carcinoma escamoso puede desarrollarse a partir de una lesión pre-cancerosa de la piel conocida como queratosis actínica. Es posible la presentación como un cuerno cutáneo. Como ya hemos comentado, suele tener un curso más rápido. Si no se trata a tiempo, continúa su crecimiento local, destruyendo tejidos de alrededor y, en un 5% de los casos (porcentaje mayor si se localiza en las mucosas) puede invadir los ganglios linfáticos, apareciendo “bultos” en axilas, cuello, ingles, clavícula…

Diagnóstico
El diagnóstico se sospecha por el aspecto clínico pero debe confirmarse histológicamente. Al igual que en el basocelular, es habitual realizar el estudio histológico tras quitar la pieza entera, sin biopsia previa. En tumores grandes, aquellos que presenten dudas diagnósticas o en los que vayan  a ser tratados con métodos no quirúrgcos es recomendable la realización de biopsia previa
Se debe realizar una exploración en busca de posibles adenopatías patológicas.

Tratamiento
El tratamiento más eficaz para los carcinomas epidermoides es la cirugía, bien la extirpación completa de la lesión, que debe realizarse con márgenes de unos 6 mm, bien mediante la cirugía de Mohs o cirugía controlada al microscopia, que permite analizar el 100% de los márgenes quirúrgicos del tumor, con lo que se consiguen las más altas tasas de curación.
En las formas más superficiales de carcinoma epidermoide (enfermedad de Bowen o carcinoma epidermoide in situ cutáneo y eritroplasia de Queyrat o carcinoma epidermoide in situ de mucosa), están indicadas formas alternativas de tratamiento, con unas tasas de respuesta muy altas y mejor resultado estético como son la terapia fotodinámica o el imiquimod 5% tópico.
Otros tratamientos empleados según los casos es la radioterapia, siendo sus indicaciones fundamentales en personas de edad avanzada, lesiones grandes, si fracasa el tratamiento quirúrgico, o sí este resulta dificultoso.
Al igual que en el basocelular, no se puede olvidar que sistemáticamente hay que incluir como parte del tratamiento indicar una fotoprotección adecuada y mantenida en el tiempo.

Pronóstico
El pronóstico no suele ser tan malo como el melanoma, aunque es posible el riesgo de metástasis en los carcinomas epidermoides, sobre todo los de mucosas.
El pronóstico es mejor en caso de que la lesión sea menos profunda, por lo que es importante un diagnóstico y tratamiento precoz para extirpar el carcinoma epidermoide en fases iniciales.

Prevención
Al igual que en el basocelular, las medidas de prevención pueden resumirse en:
  • Protección solar de todas las áreas expuestas y no solo a la zona donde se ha sufrido el tumor.
  • Revisiones periódicamente por su dermatólogo con el fin de detectar posibles nuevas lesiones en un estadio temprano y vigilar recidivas de los tumores tratados.
  • Autoexploración de la piel con regularidad buscando lesiones, o cambios sospechosos en lesiones cutáneas ya existentes:
    • Lesión nueva que se ulcera, sangra con facilidad y tarda en sanar
    • Cambios en el color, tamaño y apariencia de la piel expuesta al sol, desarrollo de dolor, inflamación, sangrado, picor, costras.
Esta información se facilita exclusivamente con fines informativos y educativos, no constituye recomendación ni asesoramiento destinado a pacientes y no pretende sustituir el consejo de un dermatólogo profesional. No debe utilizar la información contenida en este sitio web para diagnosticar un problema de salud. Siempre debe consultar a un médico o a otro profesional sanitario para cualquier duda o consulta ya que  cada paciente y cada caso específicos requieren atención personalizada. 
 
© 2016 Dr. José J. Pereyra │ Dermatólogo Sevilla │ Aviso LegalPolítica de Cookies
Regreso al contenido | Regreso al menu principal