DERMATITIS DE CONTACTO - Dr. José J. Pereyra │ Dermatólogo Sevilla

Vaya al Contenido

Menu Principal:

PATOLOGIAS > DERMATOLOGIA
DERMATITIS DE CONTACTO

¿Qué es?
La dermatitis de contacto es una reacción de la piel hacia determinadas sustancias aplicadas sobre la misma. En función del mecanismo que ponga en marcha la reacción hablaremos de :
  • Dermatitis de contacto irritativa, si la sustancia es un irritante
  • Dermatitis de contacto alérgica, si se ha producido una alergia, esto es, una sustancia a la que nos hemos sensibilizado y nuestro cuerpo reacciona con una respuesta inmunitaria cuando entramos en contacto con ella.
Dicho de otra forma, el irritante puede afectar a cualquier persona (por ejemplo un ácido, lejía, etc) mientras que la alergia afecta a un grupo reducido de personas (por ejemplo los tintes que solo a ciertas personas les produce la reacción)

Síntomas
Se manifiesta por la aparición de un eccema en la zona que contacta con el agente irritante o sensibilizante. El síntoma predominante es el picor. Al principio suele aparecer enrojecimiento, hinchazón (sobre todo en párpados y zona periocular) y en ocasiones vesículas o ampollas. Con el paso de los días aparece descamación que puede llegar a ser intensa. Si el eccema se cronifica, la piel afectada se hace más gruesa y aparecen fisuras.

¿A quien puede afectar? factores de riesgo
La dermatitis de contacto es mas frecuente que se manifieste en adultos, pero puede afectar tambien a los niños. Se sabe que los pacientes con dermatitis atópica tiene más riesgo de desarollar una dermatitis de contacto.

Diagnóstico
Es esencial una buena historia preguntando la fecha de aparición, profesión y hobbies,  si coincide con los fines de semana, vacaciones o por el contrario en el trabajo. Una vez se sospecha el eccema de contacto, se realizan pruebas cutáneas llamadas pruebas epicutáneas o prueba del parche. Se aplican una serie de sustancias estandarizadas que las sociedades expertas han estudiado son las que más frecuentemente son responsables de una alergia. Estos parches se mantienen normalmente en la espalda unas 48 horas y posteriormente se examinan a las 48-72 horas. Si se ha producido reacción (enrojecimiento, picor, vesiculación, etc) la prueba es positiva y se valora si la reacción es leve, moderada o intensa. No existe ningún análisis de sangre que permita diagnosticar la dermatitis de contacto.
Si la prueba es positiva y cuadra con la sospecha se establece el diagnóstico, pero en ocasiones hay que seguir haciendo más pruebas. En ocasiones se hace la prueba incluso con sustancias que el paciente tiene en casa o el trabajo y que no están disponibles en las pruebas estandar.
Si todas las pruebas son negativas es posible que estemos ante una dermatitis irritativa u otra enfermedad... O no, ya que hay que recordar que es imposible testar la totalidad de sustancias a las que se puede ser alergico.

Otros posibles diagnósticos en pacientes en que se sospecha eccema de contacto son  el eccema atópico, la psoriasis, la dermatitis seborreica, alergias a fármacos con manifestaciones cutáneas e infecciones por hongos (cuando la afectación se produce en la planta de los pies).

¿A qué sustancias puedo ser alérgico?
Las sustancias sensibilizantes se denominan alergenos. La lista, prácticamente es infinita. El problema precisamente es ese, y que además nos sensibilizamos normalmente a sustancias a las que estamos más en contacto, por lo que están presentes en nuestro día a día personal y profesional. El uso diario de cosméticos, perfumes, vegetales, colorantes industriales, tintes capilares utilizados en peluquería o el cromo de los cementos en albañilería.
Muy frecuentemente el implicado es el níquel (presente en bisutería, hebillas de relojes, botones de pantalones vaqueros…), el cobalto (bisutería, pinturas, barnices), cromato (cuero teñido, cemento), fragancias (cosméticos, detergentes, ambientadores), gomas (guantes, calzado) tintes (tintes capilares, ropa interior), lanolina (cosméticos y medicamentos tópicos) y los parabenos (conservantes de alimentos, fármacos orales y tópicos y cosméticos).
La dermatitis de contacto puede aparecer en cualquier zona dependiendo de la sustancia que la provoque. Según la localización de la dermatitis de contacto podemos sospechar determinados alergenos:
  • En la cara las dermatitis suelen deberse a conservantes de cremas, resinas de laca de uñas, tintes de cabello.
  • En los párpados puede aparecer dermatitis por ciertos conservantes del maquillaje o de soluciones para lentes de contacto.
  • En las orejas suele aparecer dermatitis de contacto por níquel presente en bisutería.
  • En las manos debemos descartar el contacto con productos irritantes (soluciones desinfectantes, agua) que producen la denominada “dermatitis del ama de casa” y no es de causa alérgica. Aunque puede coexistir una dermatitis irritativa con una dermatitis alérgica debido a las gomas presentes en los guantes, o alergenos presentes en alimentos que se manipulen con frecuencia (ajo, cebolla, tomate), así como a determinados cosméticos.
  • En los pies las dermatitis de contacto se deben generalmente a los cromatos presentes en el cuero y a las resinas presentes en las suelas del calzado.
  • En axilas y tronco, puede aparecer dermatitis de contacto debido a fragancias de desodorantes, suavizantes y detergentes, así como debido a tintes de la ropa.

Tratamiento
Normalmente los episodios agudos se tratan con corticoides tópicos y/o orales.
Si se ha identificado y es posible, se recomienda eliminar el alergeno causante, será la única forma de prevenir que vuelva a aparecer el eccema. Esto no siempre es fácil, ya que pueden existir alergias cruzadas y en ocasiones los etiquetados de ciertos productos pueden no ser adecuados. Aun así, puede descargarse las recomendaciones a pacientes con alergia a alguna sustancia.
Cuando no es posible se puede recurrir a inhibidores de la calcineurina tópcios, medicamentos que como los corticoides bajan la inflamacion pero que no tienen los efectos secundarios que estos pueden producir a largo plazo. Tambien suelen ser útiles cremas barreras, que "repelen" en parte el contacto de irritantes o alergenos con la piel. Cuando se localiza en las manos, debe evitarse el lavado continuo de manos y el uso de guantes, idelamente de algodón con recubrimiento de vinilo, pero nunca directamente los de goma.

Esta información se facilita exclusivamente con fines informativos y educativos, no constituye recomendación ni asesoramiento destinado a pacientes y no pretende sustituir el consejo de un dermatólogo profesional. No debe utilizar la información contenida en este sitio web para diagnosticar un problema de salud. Siempre debe consultar a un médico o a otro profesional sanitario para cualquier duda o consulta ya que  cada paciente y cada caso específicos requieren atención personalizada. 
 
© 2016 Dr. José J. Pereyra │ Dermatólogo Sevilla │ Aviso LegalPolítica de Cookies
Regreso al contenido | Regreso al menu principal